13.10.06

Comunicado de la Coordinadora 'La Región de Murcia No se Vende' en apoyo a la VII Feria de Biodiversidad Agrícola

La coordinadora "La Región de Murcia No Se Vende" recomienda a los ciudadanos, especialmente a los que se dedican al sector agrícola y ganadero, a visitar y participar en las actividades programadas en la VII Feria de la Diversidad Agrícola que se celebra hasta el 15 de octubre.

Existen múltiples alternativas económicas y culturales al cáótico y destructivo modelo de desarrollo que se nos está imponiendo en esta región, basado en el ladrillo, la pérdida de suelo y el mal llamado "turismo residencial". "Murcia no se vende" no deja de insistir en el mensaje de que urge diversificar de manera sostenible el tejido productivo de la región, ya que además de la pérdida de valiosísimos ecosistemas, ya sean agrícolas, naturales o marinos, está en juego el futuro económico. Una sociedad que exclusiviza el motor de su economía en la construcción desmedida e insostenible y dispone sus infraestructuras en función de ello (autopistas, aeropuertos, desaladoras, puertos deportivos, etc), corre el grave riesgo de entrar en crisis tarde o temprano, como ocurre en Florida o Miami, caducos modelos que han terminado en pesadillas (que no sueños) y que nuestros gobernantes pretenden imitar ahora.

De muchas ferias como la que se presenta en Bullas, está necesitada la región. Al igual que el pasado fin de semana "Murcia no se vende" se manifesto contrariamente a la celebracíón del "Salón de la Destrucción de la Región de Murcia" (SIRMU), donde se dieron cita un amplio y variado sector de los negocios inmobiliarios, la actividad que más está perjudicando al medio ambiente y los recursos de esta región, hoy, ante la celebración de la VII Feria de la Biodiversidad Agrícola, la coordinadora exije mucho más apoyo para este otro tipo de eventos y los sectores económicos y culturales en ella representados.

El segundo Seminario Europeo sobre Semillas "Liberemos la diversidad"... y la multitud de proyectos ecológicos en marcha, actividades, música, talleres y demostraciones de actividades tradicionales y elaboración de productos, foros de agricultores, fotografía y dibujos sobre paisaje, feria de productos ecológicos agrícolas y ganaderos, gastronomía, ect., son un escaparate de excepción y un ejemplo de la actividad productiva sostenible que llevan a cabo miles de murcianos y murcianas.

Liberemos también la diversidad cultural, agroecológica, social y económica que cada vez con más dificultad se desarrolla en nuestra región debido a la imposición del monocultivo del ladrillo.

GOBIERNE QUIÉN GOBIERNE... ¡ LA REGIÓN DE MURCIA NO SE VENDE !

9.10.06

Una vez más, Celtas Cortos y Murcia No se Vende

Los asistentes al concierto organizado el sábado 7 por la cervecera Estrella de Levante pudieron presenciar el apoyo dado a la coordinadora Murcia No se Vende por el célebre grupo musical Celtas Cortos, que, como viene siendo habitual en sus actuaciones regionales, hizo varias referencias al problema urbanístico en la Región. Algunos de sus miembros portaron camisetas de la plataforma, e incluso permitieron el despliegue de una pancanta de varios metros al final de la actuación.

Del mismo modo, otro de los artistas participantes, el cantante sevillano Albertucho, hizo mención a la coodinadora.
Fotografía de una actuación anterior

5.10.06

ACTIVISTAS DE “MURCIA NO SE VENDE” PROTESTAN DURANTE LA INAUGURACIÓN DEL SIRMU Y LO DENOMINAN EL SALÓN DE LA DESTRUCCIÓN DE LA REGIÓN DE MURCIA

Tras el acto de inauguración, el Consejero de Obras Públicas, Vivienda y Transportes, Joaquín Bascuñana, tuvo que marcharse de la feria por la puerta de atrás, para evitar pasar por delante de los miembros de la coordinadora que le esperaban con una pancarta, repartiendo manifiestos y haciendo sonar varias bocinas en la entrada principal.
La Coordinadora “La Región de Murcia No Se Vende” ha elaborado el siguiente comunicado con motivo del primer salón inmobiliario de la Región de Murcia:

Del 5 al 8 de octubre se da cita en el Salón Inmobiliario de la Región de Murcia, un amplio y variado sector de los negocios inmobiliarios (promotores inmobiliarios, constructores, agentes inmobiliarios, etc). Se trata del punto de encuentro de la actividad que más está perjudicando al medio ambiente y los recursos de esta región, impidiendo una adecuada ordenación del territorio. A base de una publicidad engañosa, el SIRMU se presenta como un evento dirigido a “los que buscan casa”, sin embargo, construir resort con miles de viviendas dirigidas exclusivamente a mercado europeo, enriquecerse rápidamente o blanquear dinero aprovechando la fiebre constructora, poco o nada tienen que ver con las necesidades reales y el derecho de los ciudadanos a tener una vivienda, cuyo precio no hace más que aumentar.
Los numerosos casos de especulación, corrupción política y delitos urbanísticos que desde hace un tiempo van saliendo a la luz y que están siendo investigados por la justicia en la Región de Murcia, son claros síntomas de un modelo de desarrollo contrario a los intereses generales de los ciudadanos.
El SIRMU es la feria del actual y único modelo de desarrollo murciano, basado en la especulación urbanística. Un modelo que prevé suelo para dar cabida a 800.000 viviendas en los próximos años y que ya anuncia la construcción de 40.000 de ellas este año, según los propios constructores. Todo ello se lleva a cabo sin planificación territorial alguna, a golpe de talonario y miles de millones de euros, como única alternativa a nuestro desarrollo económico, sin prever las necesidades futuras y creando un modelo económico-especulativo insostenible muy poco esperanzador para el futuro de esta región: desaparición de la agricultura tradicional y de pequeños agricultores, más paro y trabajos precarios, falta de agua, contaminación, degradación de espacios naturales, etc.
Lo lógico sería apostar por un crecimiento urbano a partir de los propios núcleos urbanos y en función del aumento vegetativo de población, es decir, atendiendo a necesidades reales de nuestra sociedad y no únicamente a negocios millonarios, especulativos o mafiosos que también perjudican gravemente la actividad de los pequeños promotores de nuestra tierra, del propio turismo y de otros sectores como la agricultura.
En modelo resort, para el cual se ha inventado la definición de “turismo residencial”, basado en viviendas individuales de baja densidad con campo de golf, consume entre 2 y 3 veces más agua que el uso doméstico normal. Ello supone que el déficit hídrico actual no hará más que agravarse en los próximos años, sin que en absoluto se hayan previsto y resuelto los nuevos consumos urbano-turísticos.
Ya no se salvan ni los espacios naturales, patrimonio vital de todos los murcianos, a los que se desprotege (15.000 has desprotegidas por el PP en 2001), acosa y degrada para dar cabida a la voracidad especulativa y urbanizadora. La larga lista de casos: Calblanque, Marina de Cope, Puerto Mayor, Mar Menor, La Zerrichera, etc. son un claro ejemplo de la insostenibilidad de este modelo ante el cual se ha tenido que movilizar la sociedad murciana, contando por millares las personas que han salido a la calle en los últimos tiempos al grito de “Murcia No Se Vende”.
Los ciudadanos les decimos a los gobernantes regionales y locales, que no vamos a consentir su desprecio por el territorio, por el patrimonio ambiental, cultural y social y por los intereses generales de todos los murcianos y su servidumbre al club del ladrillo y del enriquecimiento rápido. Vamos a tomar buena nota de quién está defendiendo un modelo de desarrollo razonable, basado en la conservación inteligente de los recursos y quienes están vendiendo su municipio y sus gentes al mejor postor.
Y finalmente les decimos a las empresas inmobiliarias, constructoras y promotoras, que quienes han de dibujar y decidir qué futuro y qué tipo de desarrollo queremos, no son ellas, sino todos los murcianos y murcianas a través de procesos democráticos. Aquí no caben empresas que amenazan a ciudadanos e instituciones para obligarlos a doblegarse a sus intereses, como han intentado conocidas empresas en Alhama o en La Cerrichera. Ustedes sobran en esta tierra.
¡ LA REGIÓN DE MURCIA NO SE VENDE !

EN APOYO A LOS CIUDADANOS QUE DEFIENDEN LA HUERTA ROMANA

La COORDINADORA “LA REGIÓN DE MURCIA NO SE VENDE” que aglutina decenas de asociaciones vecinales y ciudadanas en defensa del patrimonio colectivo presente en el territorio, agradece y felicita a la Asociación de Vecinos de Senda de Granada Oeste y a los académicos y universitarios independientes por su valiente acción de difusión y defensa de las ruinas romanas halladas en julio en Espinardo, bienes colectivos tanto paisajísticos como identitarios de la huerta de Murcia.

Celebramos el descubrimiento de una huella tangible que demuestra el origen romano de la ciudad de Myrtia y el uso milenario de la huerta y del Río Segura, en base a una fertilidad faraónica y a través de infraestructuras sostenibles insuperables, como son las acequias.

Lamentan profundamente la confusión que se viene sembrando desde las autoridades públicas, pese a la claridad de las leyes de patrimonio y las normas urbanísticas de Murcia, ante el descubrimiento de restos con la singularidad e importancia científica e histórica como los que han aparecido. En vez de ejercer con diligencia las acciones de protección en defensa del interés general, por lo que deberían responder política y judicialmente, adoptan posturas de defensa de intereses menos relevantes, asociados al ladrillo, y perfectamente conciliables.

Urgimos a tomar acciones para la conservación del yacimiento arqueológico y para que se adopten medidas tendentes a evitar su menoscabo. Las autoridades, conforme al Plan de Vivienda Joven aprobado, deberían seguir buscando soluciones y alternativas reales al acceso a la vivienda joven en suelos adecuados, libres de valores colectivos y de sospechas de especulación a favor de personas cercanas a la autoridad municipal urbanística.

La coordinadora LRMNSV, que defiende la construcción de viviendas de protección oficial y accesibles para todos, también se solidariza con las personas que pretenden acceder a la vivienda a través de la promotora y les pide paciencia pues a todos beneficia el hallazgo de restos arqueológicos y la creación de espacios públicos e históricos en la zona que eventualmente habitarían, que se sumarían a la Torre Falcón, que no evitó la construcción de la Autovía hacia Alicante, sino que le dio un valor paisajístico.