29.6.06

El urbanismo salvaje une

Artículo publicado en El País. Domingo 25 de junio de 2006. ANDREA RIZZI
Asociaciones locales crean una coordinadora nacional en defensa del territorio

"Marbella no es la excepción, es el paradigma. La corrupción y la especulación inmobiliaria son un problema de Estado". El problema. Esa es la opinión de Jaime del Val, 31 años, portavoz de la naciente Coordinadora Ciudadana nacional de Defensa del Territorio, y de los demás promotores de un ente que pretende aglutinar el fragmentado universo de asociaciones y plataformas que luchan, cada uno en su localidad, por el mismo objetivo: frenar el "salvaje" desarrollo urbanístico español.

Para estimular el proyecto -que el portavoz define "radicalmente apolítico"-, 23 representantes de asociaciones y plataformas de la comunidad de Madrid, Murcia, Andalucía, Valencia, Aragón y Extremadura se reunieron ayer en Alcalá de Henares. Organizaciones catalanas, gallegas y asturianas también están interesadas en el proyecto aunque, siendo el movimiento incipiente, es imposible definir el número de entes involucrados.

"Nos parece fundamental construir una plataforma que pueda interactuar a nivel estatal o europeo y que despierte cada vez más la atención de la opinión pública sobre un problema que no es sólo medioambiental; que es político, social, cultural", comenta Del Val. Con este espíritu nace el movimiento; y con la intención de construir un punto de apoyo para activistas locales, un centro de recogida de datos a nivel nacional y un organismo consultor para ciudadanos.

"Si por un lado el grueso de las competencias urbanísticas está a nivel local o regional, también hay responsabilidades que trasciendan ese nivel", dice Antonio Campillo, presidente de la coordinadora regional Murcia no se vende, que es una de las promotoras del proyecto. "Me refiero por ejemplo a la responsabilidad por la actuación judicial, por el cumplimiento de las directivas europeas ambientales, por la tutela del derecho a la vivienda, y por una adecuada legislación nacional sobre el suelo", dice Campillo, que es catedrático de Filosofía.

"Tener una voz de ámbito nacional nos fortalece como interlocutor", prosigue Campillo. "Nuestra experiencia aquí en Murcia es significativa: desde que se ha aglutinado el fragmentado panorama de asociaciones locales en un foro regional la capacidad de influencia sobre la opinión pública ha aumentado notablemente. Además es fundamental comunicarnos entre nosotros. Siempre se repiten las mismas pautas, las mismas situaciones de indefensión. Es importante la experiencia".

La prioridad programática de la Coordinadora será ahora contactar con asociaciones de toda España para ampliar representatividad, establecer pautas de funcionamiento y el calendario de las primeras actuaciones. "Quizá ya no podemos permitirnos gastar tanta energía en cuestiones puntuales", dice Del Val. "Un hotel ilegal no es nada frente a millones de viviendas que están planificadas. Hay que ir a lo gordo". Por eso viene bien tener una dimensión nacional.

20.6.06

Conferencia debate "Destrucción a toda costa"

Jornadas de SOStenibilidad para la reflexión-acción
Conferencia-Debate:
DESTRUCCIÓN A TODA COSTA
MIÉRCOLES 21 DE JUNIO
19:45
EDIFICIO MONEO
-MURCIA-

14.6.06

V Marcha en defensa del litoral

5.6.06

Texto del Manifiesto de la manifestación del 3 de junio

MANIFIESTO POR EL TERRITORIO Y EL PATRIMONIO AMBIENTAL, CULTURAL Y SOCIAL. LA REGIÓN DE MURCIA NO SE VENDE

Hoy en la Región de Murcia estamos viviendo una encrucijada. De una parte, tenemos el camino que nos ofrece la hermandad del hormigón, formada por buena parte de las élites gobernantes y las grandes empresas inmobiliarias y constructoras, que pretenden convertir a la Región de Murcia en un solar ocupado por resorts, campos de golf y urbanizaciones. De otra, tenemos el camino de un desarrollo que respete, cuide y trate con nteligencia nuestro territorio, nuestros paisajes tradicionales, nuestros valores culturales y sociales, nuestros recursos naturales, nuestra biodiversidad y nuestra calidad de vida.

Para todos los que estamos hoy aquí la elección es clara: urge un giro de 180º en el modelo de desarrollo que se pretende imponer en nuestro territorio. Se nos vende un crecimiento basado en el ladrillo y que resulta cancerígeno por desmesurado. Está al servicio del enriquecimiento rápido de una minoría y plagado de abundantes operaciones corruptas e irregularidades, como se demuestra con el largo listado de casos que están siendo investigados en los tribunales y en la Fiscalía.

Esta explosión urbanística amenaza el corazón mismo del Estado de Derecho, del funcionamiento democrático y de la libertad, porque se está realizando al margen de los ciudadanos, intentando acallar las voces críticas, anulando el debate y hurtando al máximo los mecanismos de control y participación democráticos. Que esto es mucho más que un riesgo hipotético, lo demuestran el abuso de figuras como los convenios urbanísticos, la escandalosa adjudicación de las licencias de Televisión Digital Terrestre, en su mayoría en manos del complot del ladrillo, gracias a la connivencia y complicidad del gobierno regional, así como las amenazas y presiones, veladas o brutalmente directas, a ciudadanos que manifiestan en voz alta su opinión crítica y a funcionarios que no venden su firma.

Sin embargo, pese a lo desigual del balance, los ciudadanos de la Región de Murcia estamos diciendo alto y claro al gobierno regional, a los alcaldes y concejales, a las grandes empresas inmobiliarias y a todos los profetas del resort y el campo de golf, que no vamos a permitir que se nos robe nuestro territorio, ni nuestro patrimonio ambiental, ni los paisajes en los que hemos crecido y que constituyen una parte esencial de nosotros mismos, ni los elementos culturales y sociales que son inseparables de nuestra identidad personal y colectiva y de nuestra forma de entender y disfrutar una verdadera calidad de vida.

Desde hace ya cinco años, un número creciente de ciudadanos venimos luchando contra este monocultivo del hormigón y el campo de golf con todos los instrumentos posibles: denunciando ante la Justicia los numerosos casos de corrupción e irregularidades, organizando movilizaciones en la calle, realizando actividades informativas y de debate, y planteando alternativas para un desarrollo más inteligente y duradero, como en las recientes Jornadas de Sostenibilidad, donde comprobamos el potencial de las distintas opciones para diversificar la actividad socioeconómica, como la agricultura ecológica.

Entre todos, estamos consiguiendo que frente al tsunami urbanístico que asola la región, esté creciendo una imparable marea de resistencia ciudadana, que los profetas del ladrillo no se esperaban. Como no se esperaban que el año pasado, dos meses después de constituirse, la coordinadora No Se Vende, de la que ya forman parte más de 50 colectivos, convocara a miles de personas en las calles de Murcia.

Hoy decimos una vez más que en Murcia no hay sitio para los especuladores ni para un gobierno regional y unos ayuntamientos que allanan el camino a las excavadoras, destruyendo paisajes, espacios naturales y patrimonios culturales mantenidos desde siglos. Y lo decimos aquí, en San Esteban, donde un proyecto de parking repleto de irregularidades ha generado movilizaciones ciudadanas; en Puerto Mayor, que pretende ganarle terreno al Mar invadiendo un espacio protegido, en el entramado de urbanizaciones que ahogarían el Mar Menor, en el paisaje morisco del Valle de Ricote, que nos quieren cambiar por una California trasnochada y suburbial; en La Cerrichera, donde Valcárcel y su equipo, el ayuntamiento de Aguilas y el grupo Hispania pretenden urbanizar el corazón de un espacio protegido; en la Marina de Cope, donde intentan construir un proyecto urbanístico mastodóntico y desfasado, a base de cambiar las leyes y aprobar unas insostenibles Directrices del Litoral gracias a un gobierno regional que, en lugar de defender los intereses generales de todos los ciudadanos, se dedica a ejercer de abogado y oficina de ventas de las empresas promotoras e inmobiliarias. Y lo decimos también en muchos otros casos de todo el territorio murciano.

Desde aquí lanzamos un triple mensaje: al gobierno regional, señor Valcárcel y su equipo, incluido el señor Ruiz Vivo y su demagogia, le decimos que los ciudadanos no vamos a consentir su desprecio por el territorio, por el patrimonio ambiental, cultural y social y por los intereses generales de todos los murcianos, y su servidumbre al club del ladrillo y del enriquecimiento rápido.

A los gobernantes locales, alcaldes y concejales, les decimos que vamos a tomar buena nota de quién está defendiendo un modelo de desarrollo razonable y basado en la conservación inteligente de los recursos, y quien está vendiendo su municipio y sus gentes al mejor postor, por un plato de lentejas.

Y finalmente les decimos a las empresas inmobiliarias, constructoras y promotoras, que quienes han de dibujar y decidir qué futuro y qué tipo de desarrollo queremos, no son ellas, sino todos los murcianos y murcianas a través de procesos democráticos. Aquí no caben empresas que amenazan a ciudadanos e instituciones para obligarlos a doblegarse a sus intereses, como han intentado empresas como Polaris, en Alhama, y muy recientemente Hispania, en La Cerrichera. Ustedes sobran en esta tierra.

Amigos y compañeros: el clamor de que la Región de Murcia No Se Vende, es ya una marea profunda y creciente que ha logrado desbancar el demagógico discurso del Agua Para Todos. Y no van a pararnos. Por eso volveremos a vernos en los debates sobre modelos más sostenibles de desarrollo, que seguiremos celebrando a lo largo del mes de Junio, en la recogida de firmas para una Iniciativa Legislativa Popular de protección de los espacios naturales y en la Marcha por la Defensa del Litoral, que este año realizaremos el 2 de Julio. Amigos y compañeros: esta tierra es nuestra, y a nosotros y nosotras nos toca defenderla. Gracias por vuestro apoyo y ánimo: la Región de Murcia No Se Vende.

Murcia, 3 de Junio de 2006.

COORDINADORA “LA REGIÓN DE MURCIA NO SE VENDE”

LO CONSEGUIMOS: MÁS DE 15.000 MURCIANOS DICEN "NO" A LA ESPECULACIÓN URBANÍSTICA Y LA CORRUPCIÓN

Resumen de lo acontecido en el diario digital Vegamedia Press. Durante estos días iremos subiendo fotos de la manifestación.

Jesús Pons/Ana Retamales. Murcia. Vegamedia Press.

Más de 15.000 murcianos (600 según explicó un policía local) respondieron a la llamada de la Coordinadora la Región de Murcia no se Vende, en una pacífica y multicolor manifestación que recorrió el centro de la capital de la Región, desde la plaza de Santo Domingo hasta las puertas del palacio de San Esteban. Pancartas alusivas a la especulación y la corrupción urbanística portadas por personas de todos los puntos de la Comunidad Autónoma, desde Los Alcázares hasta el Valle de Ricote, Tecla, Cieza, San Javier, Lorca, Águilas y decenas de municipios, reclamando un desarrollo que respete, cuide y trate con inteligencia el territorio, los paisajes tradicionales, los valores culturales y los recursos naturales. También hubo una pequeña representación andaluza y algunos ciudadanos británicos y alemanes.


Cuando la cabeza de la manifestación iba por la Gran Vía, a la altura de El Corte Inglés, todavía habían manifestantes en la glorieta, lo que daba una idea de la capacidad de convocatoria, “a pesar de ser junio y sábado, cuando mucha gente está en el campo o en la playa”, decían desde la organización. Las 50 organizaciones y colectivos de la Coordinadora 'La Región de Murcia no se vende' se dieron cita así en esta manifestación que estuvo arropada por más de una docena de pancartas en donde se podían leer mensajes como 'Métele mano a la especulación'; 'Con el agua: más gestión y menos corrupción', de Ecologistas en Acción; 'Nuestra naturaleza está en peligro. Stop a la especulación urbanística. El Garruchal no se vende'; 'Totana no se vende'; 'Urbanizaciones: ¿sueño o pesadilla?'; 'Cieza no se vende' y 'La Región de Murcia no se vende, gobierne quien gobierne'.

De igual modo, en algunas de las pegatinas que se repartieron en la concentración se lanzaban mensajes contra el PP y el Gobierno regional tales como 'Agua para golfos' y 'Basta ya de corruPPción'.

Así mismo, en diversas pancartas se pusieron de relieve algunas de las zonas "afectadas" por el modelo de desarrollo del Gobierno de la Región como la del Puerto del Garruchal 'amenazado', 'amojonamiento' en La Alberca, la 'campana real' de Torreagüera y 'salvemos' la Rueda de La Ñora, entre otras.

Durante el transcurso de la manifestación, las miles de personas que asistieron aunaron sus voces para denunciar la situación de "Murcia corrupción, destruye la Región", "Tanta corrupción te sube la tensión", al tiempo que cantaron al unísono advirtiendo que "No, no nos moverán porque esta tierra es nuestra".La multitud coreó eslóganes como “Donde estalla un ladrillo, está Sánchez Carrillo”, “Basta de ladrillo, Valcárcel al banquillo”, “Tenemos el bando, nos falta la huerta”, “Alibote, alibote, Valcárcel el que no vote”. Cuando la manifestación pasaba por la plaza de Belluga, donde se encontraba en una terraza el teniente de alcalde y concejal de Urbanismo del ayuntamiento de Murcia, le recriminaron su política urbanística con gritos de “Escucha Berberena, la huerta está de pena”, o “Escucha concejal, no nos robes más”, lo que el edil aguantó con una estoica y forzada sonrisa.

En las puertas del Ayuntamiento capitalino, una gran pancarta con el lema “La Región de Murcia no se Vende”, ocultó durante unos minutos el letrero de Agua para Todos que preside el consistorio murciano. La manifestación también se detuvo en la Gran Vía a las puertas de una oficina de Polares y del edificio donde tiene un piso el presidente Ramón Luis Valcárcel, criticando su participación “en la especulación y la corrupción”.

Una orquesta con violín, guitarra, pandereta y vocalista amenizaba la marcha interpretando jotas murcianas con letras improvisadas como 'cuando vayas a Murcia lleva ladrillo que nos falta alimento para los pinos'.

Igualmente, un grupo de jóvenes, subidos en un camión y equipos con diversos instrumentos musicales, dieron un concierto durante el trayecto para animar a los asistentes, algunos de los cuales portaban cajas de difuntos de cartón en señal de duelo por el medio ambiente.

En la plaza de San Esteban, música de cuadrillas, sonidos étnicos y rock pusieron punto y final a una gran concentración en donde Julia Martínez, presidenta de Ecologistas en Acción, leyó un manifiesto, suscrito por la más de cincuenta organizaciones y colectivos que se integran en Murcia no se Vende.

Martínez dijo que “urge un giro de 180 grados en el modelo de desarrollo que se pretende imponer en nuestro territorio. Se nos vende un crecimiento basado en el ladrillo y que resulta cancerígeno por desmesurado. Está al servicio del enriquecimiento rápido de una minoría y plagado de abundantes operaciones corruptas e irregularidades, como se demuestra con el largo listado de casos que están siendo investigados por la Fiscalía”.


También denunció “el abuso de figuras como los convenios urbanísticos, la escandalosa adjudicación de las licencias de Televisión digital Terrestre al complot del ladrillo y las amenazas y presiones a ciudadanos que manifiesten en voz alta su opinión crítica y a funcionarios que no venden su firma”.


Julia Martínez aseguró que “en Murcia no hay sitio para los especuladores ni para un gobierno regional y unos ayuntamientos que allanan el camino a las excavadoras, destruyendo paisajes, espacios naturales y patrimonios culturales mantenidos durante siglos”. Hizo especial referencia a Puerto Mayor, el Mar Menor, La Cerrichera y el Valle de Ricote.


Lanzó un mensaje al gobierno regional, a Valcárcel y “al demagogo Ruiz Vivo, no vamos a consentir su desprecio por el territorio, por el patrimonio ambiental, cultural y social y por los intereses generales de todos los murcianos”. “Ustedes sobran en esta tierra”, les dijo a los alcaldes “que están vendiendo su municipio y sus gentes al mejor postor por un plato de lentejas”.

La Coordinadora está recogiendo firmas para una Iniciativa Legislativa Popular de protección de los espacios naturales. El próximo 2 de julio se celebrará la Marcha por la Defensa del litoral. Tanto la organización como los manifestantes consultados se mostraron muy satisfechos por el éxito de la convocatoria y dispuestos “a no parar y seguir difundiendo lo que ya es un clamor, que la Región de Murcia no se vende, que es una marea creciente que ha desbancado el demagógico discurso de Agua para Todos”.

1.6.06

II MANIFESTACIÓN LA REGIÓN DE MURCIA NO SE VENDE
3 DE JUNIO DE 2006
SALIDA A LAS 19:00 H STO.DOMINGO. MURCIA
¡A LA PRIMERA FUIMOS 10.000!

¡HAGAMOS QUE LA DEL AÑO PASADO PAREZCA PEQUEÑA!