7.8.05

Villanueva del Segura...¿Siglo XXI?

Fuentes: Diario La Verdad, Vega Media Press y Azogue

En la edición de La Verdad de 7 de agosto podemos leer:

"La concentración organizada la noche del viernes en Villanueva del Segura, en defensa de la huerta tradicional y para protestar por las obras de una gran residencial en el paraje de La Morra, terminó en el cuartel de la Guardia Civil de Archena. Una veintena de personas, entre manifestantes y vecinos, presentaron denuncia contra el alcalde de Villanueva, José Luis López Ayala (PP).

Los hechos ya venían de días atrás a la manifestación de la plataforma Murcia no se vende. Vecinos consultados por La Verdad afirman que tanto la Policía como algún funcionario habían estado corriendo la voz de que los manifestantes iban a producir altercados y que era mejor «no acercase por allí».

El alcalde solicitó a la Delegación de Gobierno el envío de fuerzas especiales para prevenir posibles actos de vandalismo. La Delegación destacó allí a una pareja de la Guardia Civil, que siguió el pacífico y simbólico acto con total discreción. Además, el Ayuntamiento distribuyó, casa por casa, una nota de siete páginas, sellada por el PP, justificando su actuación en las obras de La Morra, y descalificando al corresponsal de este diario.


Fotos a los asistentes

En lo que era una noche fresca de verano, sorprendía no ver a casi nadie por las calles. Ni niños jugando ni personas sentadas a las puertas de sus casas. Pocos vecinos estuvieron en la concentración, y algunos se retiraron ante la actuación de la Policía Local, que no dejó de realizar fotografías a todos los que se encontraban en la plaza.

Una vez terminado el acto, muchos de los participantes se dirigieron al bar de la piscina a tomar un refresco, pero dos vigilantes de seguridad y dos agentes municipales, con las placas 42-01 y 42-02, le impidieron la entrada, alegando que «por mandato del señor alcalde, todo el que ha asistido a la concentración tiene prohibida la entrada al establecimiento».

El grupo argumentó que no se les podía prohibir el acceso a un centro público. Minutos después, la Policía ordenó a la encargada del bar que «por orden del señor alcalde, no sirva nada y cierre el local». Un barcelonés, Jesús Cantos Álvarez, que disfruta de unos días de descanso en Villanueva y que se encontraba con su mujer y su hija en el bar, se mostró indignado: «Es increíble. No había visto nada así en la vida, pero el del bar dice que si no cierra le quitan la concesión».

El colectivo decidió finalmente ir al bar del pensionista. A las tres primeras personas que entraron se les tomó nota para servir, pero mientras esperaban al resto, la encargada del local recibió una llamada del alcalde, comunicándole que «no sirviera nada», según las fuentes consultadas. La Policía Local llegó a toda velocidad en el coche patrulla y el agente 42-02 ordenó a la propietaria en «tono amenazante», según los testigos, que cerrase el local.

Ya sobre las dos de la madrugada, una veintena de afectados acudió al cuartel de la Guardia Civil de Archena, donde presentaron una denuncia contra el alcalde de Villanueva. Entre los denunciantes se encuentran el secretario de Ecologistas en Acción, Rubén Vives; los portavoces de la organización, Héctor Quijada y Juan Antonio Conesa, periodistas y vecinos."

En Azogue.net:

Los motivos de la protesta

El Plan General Municipal de Ordenación (PGMO) de Villanueva, aprobado inicialmente por el equipo de gobierno del Ayuntamiento, tras desatender y despreciar las alegaciones de vecinos, agricultores y asociaciones varias, propone a corto y medio plazo la desaparición de la huerta tradicional de esa localidad, al declarar urbanizable el 90% del suelo agrícola sin reserva alguna de espacio para la agricultura.

El cultivo de la huerta en Villanueva supone el mantenimiento de una tradición ancestral, de más de 2.000 años, lo que ha generado una cultura específica ligada a esa actividad. Las tierras de cultivo de Villanueva son de las más aptas de la región, con especies señeras como el albaricoque, que ahora podría desaparecer. Además, la agricultura ocupa hoy a más del 40% de la población activa de la localidad, por lo que los propietarios que, en virtud del PGMO aprobado, se vean obligados a desprenderse de sus fincas, no sólo pierden un patrimonio, sino también una fuente de producción sin una compensación razonable.

Los cultivos tradicionales, encaramados en las laderas de cerros y montes, o en las proximidades de ríos y ramblas, protagonizan un papel importante en el paisaje al que el Valle de Ricote debe su fama, por lo que sería deseable compatibilizar el turismo con la agricultura, cosa inviable con el PGMO propuesto. Pero el Ayuntamiento de Villanueva parece empeñado en reconvertir a toda costa el espacio ocupado por los cultivos tradicionales en solares para la construcción. Las urbanizaciones previstas de la Morra y Barrio del Carmen son, cada una, mayores que el núcleo histórico de Villanuevay se constituyen en una agresión directa contra los montes, la huerta y el entorno del Río Segura.

Se esgrimen por el ayuntamiento los problemas que atraviesa el sector de la agricultura para justificar este atropello, cuando sería la institución municipal la que debiera encontrar soluciones a la situación agrícola del municipio. Resulta, además, chocante que en el año en que se conmemora el quinto centenario de la cristianización del Valle de Ricote se pretende firmar la condena a muerte de la actividad agrícola de la huerta, razón de ser de este Valle.

El último entierro del Boticario

Con este titular, La Verdad de Murcia, en su edición de 25 de julio pasado, se hacía eco de las denuncias de agricultores, ecologistas y vecinos de Archena, alarmados por el vertido de tierras y otros materiales de las obras de la Morra en Villanueva a la rambla del Boticario de Archena, donde se llegó a sepultar una palmera.

A su vez, la Agencia Vega Media Press se hacía también eco, unos días antes, de esta noticia. La empresa responsable de esos vertidos llegó incluso a culpar a la empresa del Balneario de Archena de ser la responsable directa cuando, según les constaba a las personas denunciantes, esta empresa de turismo termal estaba respetando escrupulosamente los requisitos medioambientales en las obras que realizaba en ese entorno hotelero.


Finalmente, la guinda la podemos leer en Vega Media Press:

-...para López Ayala, los ecologistas, los políticos y los vecinos de la comarca que decidieron apoyar la primera concentración Villanueva no se vende son “diferentes y altamente peligrosos"

1 Comments:

Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

8:47 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home