13.10.06

Comunicado de la Coordinadora 'La Región de Murcia No se Vende' en apoyo a la VII Feria de Biodiversidad Agrícola

La coordinadora "La Región de Murcia No Se Vende" recomienda a los ciudadanos, especialmente a los que se dedican al sector agrícola y ganadero, a visitar y participar en las actividades programadas en la VII Feria de la Diversidad Agrícola que se celebra hasta el 15 de octubre.

Existen múltiples alternativas económicas y culturales al cáótico y destructivo modelo de desarrollo que se nos está imponiendo en esta región, basado en el ladrillo, la pérdida de suelo y el mal llamado "turismo residencial". "Murcia no se vende" no deja de insistir en el mensaje de que urge diversificar de manera sostenible el tejido productivo de la región, ya que además de la pérdida de valiosísimos ecosistemas, ya sean agrícolas, naturales o marinos, está en juego el futuro económico. Una sociedad que exclusiviza el motor de su economía en la construcción desmedida e insostenible y dispone sus infraestructuras en función de ello (autopistas, aeropuertos, desaladoras, puertos deportivos, etc), corre el grave riesgo de entrar en crisis tarde o temprano, como ocurre en Florida o Miami, caducos modelos que han terminado en pesadillas (que no sueños) y que nuestros gobernantes pretenden imitar ahora.

De muchas ferias como la que se presenta en Bullas, está necesitada la región. Al igual que el pasado fin de semana "Murcia no se vende" se manifesto contrariamente a la celebracíón del "Salón de la Destrucción de la Región de Murcia" (SIRMU), donde se dieron cita un amplio y variado sector de los negocios inmobiliarios, la actividad que más está perjudicando al medio ambiente y los recursos de esta región, hoy, ante la celebración de la VII Feria de la Biodiversidad Agrícola, la coordinadora exije mucho más apoyo para este otro tipo de eventos y los sectores económicos y culturales en ella representados.

El segundo Seminario Europeo sobre Semillas "Liberemos la diversidad"... y la multitud de proyectos ecológicos en marcha, actividades, música, talleres y demostraciones de actividades tradicionales y elaboración de productos, foros de agricultores, fotografía y dibujos sobre paisaje, feria de productos ecológicos agrícolas y ganaderos, gastronomía, ect., son un escaparate de excepción y un ejemplo de la actividad productiva sostenible que llevan a cabo miles de murcianos y murcianas.

Liberemos también la diversidad cultural, agroecológica, social y económica que cada vez con más dificultad se desarrolla en nuestra región debido a la imposición del monocultivo del ladrillo.

GOBIERNE QUIÉN GOBIERNE... ¡ LA REGIÓN DE MURCIA NO SE VENDE !